A Fairuza Balk, que me pone tieso algo más que la verga

Conocí a esta actriz de cine
muy famosa en los noventas
ella se equivocó de baño o yo me equivoqué de 
baño
estaba sentada al lado mio en el cagadero y le
dije
me gusta tu cara tu pelo
y ella me dijo:
tengo los dientes que no me paran de crecer
y mi boca va a ser cada día mas grande hasta el día
que me muera
yo le dije: me gusta mucho tu dentadura enorme
parecés una tigresa
- Estas flirteando conmigo Fernando?
Yo le dije: no, pero si querés que lo haga lo 
puedo hacer
Y ella me contestó:
y si lo hicieras cómo podría saber si lo estas haciendo?
Era una pregunta tonta
pero le contesté que yo dejaría crecer los pelos de mis
antebrazos como si fuera una suerte 
de caballo
y que transformaría mis manos en enormes patas de elefante
con pezuñas gruesas y monstruosas
con callos imposibles y grises y terrosos
y que con eso le acariciaría los pómulos y la cara
su nariz, suavemente, y sus sienes y su pelo color caoba
hasta que se desmayara hipnotizada
y que los ojos se le pondrían blancos de envidia de pensar
que yo podría haber hecho lo mismo con otra mujer
pero que también se sentiría perturbada
y ella dijo
me gusta lo que me decís,
contame mas
Yo le dije: vas a pensar que estoy loco o drogado o borracho
y yo pensaba, estoy haciendo el idiota
pero yo quería mucho irme a otro lugar con ella
y ella se sonrió mostrando cincuenta y siete dientes perfectos
y esos eran solo los dientes de la mandíbula inferior
y con los ojos oscuros como los del diablo
la besé torpemente
ella tenía ella la boca fresca y limpia 
los labios negros
las fosas nasales abiertas 
en un rictus maravillosamente
mórbido y travieso
ella retrocedió la cabeza un poco
tal vez de asco
pero yo le tomé la cabeza con mis manos humanas
y de un tirón puse su cabeza en mi pecho
para decirle que todavía era un bebé
y ella se quedó quieta por un breve momento y yo hice un ruido
un gruñido como de "Urghmm..."
y ella o se rió o gargajeó
y pude oler el perfume de su shampoo
o su enjuague bucal o el sudor de entre sus pechos
y se me puso dura inmediatamente
No recuerdo a donde fuimos pero cuando pensé en esto
al despertarme al otro día en la cama king size
estiré el brazo aún en la oscuridad de la madrugada 
y ella ya no estaba ahí
la misma historia triste de siempre
mientras gotean letánicamente las paredes desnudas sin revoque
en un villorio sudamericano
pero con eso hay que pechar, con esos olores y esas texturas
la náusea
y con estas manos de elefante y estas pezuñas y estos
cueros llenos de pelos y estas pieles
y ella tenia y debe tener aún a la enorme distancia
la piel como la porcelana
tibia arrobadora y tirante entre Boston, Londres y Rio de Janeiro
o algún otro lugar mefistofélico 
e incomprensible
y bajé la mano
y me toqué para recordarla aunque sea por un rato
lleno de una angustia exasperada
antes de que se me parara algo mas que la verga.

 

Autor: Fernando Bocadillos

 

www.volvepordondeviniste.wordpress.com

www.fernandobocadillos1.bandcamp.comwww.volvepordondeviniste.blogspot.com.ar

 

 

Imagen tomada de https://www.vectorstock.com/royalty-free-vectors/popart-romantic-sexy-vectors

 

 

 

 

 

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266