Espero…

01/02/2017

 El acercamiento a la muerte más voraz, feroz.

Los pasillos perfumados de desinfección, bordeados con sombras nada agradables que se enciman una a la otra y se entremezclan.

Soledad potente pisa fuerte en el espacio en donde reina el silencio y el dolor.

Dolor por el quehacer, por la vida y la soga que se resquebraja cada milisegundo que pasa.

La pulsión de muerte es compañera fiel en esta rutina que degrada hasta al más fuerte.

Postal desgarradora de vidas que no viven por su propio instinto animal; son siervos del olvido, de la enfermedad y del tiempo.

Humanidad impredecible encorsetada por un laberinto de tubos plásticos que van y vienen con millones de partículas diminutas que quieren contradecir el orden natural de la vida que se arrincona al paredón monstruoso y lúgubre de la muerte que nos anuncia el fin de nuestros pesares, de nuestras dudas y confusiones; el alivio eterno, la entrada a lo absoluto, la irracionalidad tan excluida puesta en práctica.

A veces el contacto con el verde puro de la naturaleza logra apaciguar los dolores físicos y mentales que nos afectan. Sentimientos opacados por insectos y su aroma, por pájaros y sus cantares volcados en pentagramas, por el correr del agua y el caer de las hojas.

Hay un contraste claro con el deterioro corporal, total, de vidas añejas, enterradas en un lodo profundo; vallas que nos tapan realidades.

Pronósticos y pronósticos que planean alargar el tiempo que no desea seguir siendo tiempo.

¿Opresión o sumisión?

Camino empedrado que al primer tropiezo nos presenta el desconocimiento absoluto, que desde el comienzo, cuando se creó el cosmos, se trató y se pensó, y se sigue pensando, en la duda que atañe a la humanidad entera.

¿Ser o inser?

Cuando la vida se torna monótona ya no hay deseo de sentir, no hay placeres que puedan saciarse.

¿Una mano, un abrazo, un beso, acaso, podrían contrarrestar el sufrimiento y la depresión por el encierro?

El amor es la única chispa que la mantiene viva.

¿Por cuánto más?

Yo espero…

 

 

Este texto es  parte de la Antología 2016 de Poetas y Narradores Contemporáneos, Editorial De Los Cuatro Vientos, en donde el autor obtuvo la 3era mención.

 

Autor: Ariel Adler

 

Soy estudiante del último año de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido (UBA), y ayudante de la materia Sociología, en la cual doy clases.

Formé parte en la realización de diversos cortometrajes de tipo documental, ficción y experimental.

Fui realizador junto con otros compañeros, de una instalación audiovisual presentada en la Primer Bienal de Diseño FADU 2013 llevada a cabo en la Casa Nacional del Bicentenario. También se expuso en otros espacios culturales, y en la propia Universidad de Buenos Aires.

Realicé trabajos en eventos, de institucionales y videoclips, en general como director.

Actualmente me encuentro en dos proyectos audiovisuales: un documental sobre Marianela Nuñez, primer bailarina del Royal Ballet de Londres, y otro de tipo social con compañeros de la Villa 21-24.

A la par me encuentro en un proceso de escritura que incluye cuentos, poesías y proyectos de obras teatrales.

 

 

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com