Trago amargo

 Busco en mi inconsciente su mejor imagen, necesito construir un recuerdo que no sea el que tengo hoy, ése que sabe a trago de pis.

No quiero quedarme con ese último momento, ver sólo su espalda alejándose, el viento helado hostigando en mi cara las lagrimas que me recorren.

No quiero los nudos que todavía retuercen mi estómago, seguir escuchando una y otra vez las puteadas que nos enrostramos en las últimas peleas.

No quiero saber que su vida no tiene olor a mí, que la cama sigue con las mismas sábanas del último sexo y el colchón recuerda sus formas.

No quiero, cada mañana, continuar mirando su puto y abandonado cepillo de dientes en el baño, encontrar sus medias en el cajón de mis calzones, descubrir sus pelos en el peine.

No quiero la futura deslealtad de ser besados por otras bocas, pensarme acosado por su  cuerpo enroscado con el primer gil dispuesto a seducirla.

No quiero perder el enojo de la pérdida, la orgía de dolores que hacen que me cague encima rememorando su cara.

No quiero la sencilla acción de olvidar, reemplazar el lugar que ella ocupa en mi mente con el precio de una estúpida lata de tomates que se me cruza en la góndola de un supermercado.

No quiero soportar la carga de odiarla, odiarla sería reconocer que cada maldito segundo de mi existencia no puedo dejar de amarla.

Y… no puedo, no puedo dejar de amar su inescrupulosa forma de desparramar su vida sobre mi vida, esa desfachatada insolencia de soltar su cuerpo sobre el mío, esa incoherente forma de anunciar su apego a mi desdibujada personalidad. 

Y… la perdí. Se fue, me robó la primicia del adiós. Ese adiós que no saldría de mi boca porque mis entrañas se retorcerían cientos de veces antes de pronunciarlo. Ese adiós, que supo pegarme con su mano abierta como una cachetada dolorosa y vergonzante. Ese adiós que no me dejó un puto derecho a réplica, que no me dejó demostrarle que su golpe de aparente inocencia fue una invitación a la completa desolación, a una supervivencia imposible de encontrar sin su presencia.

Y… No sé explicar, eso que dicen que es angustia de desamor y para mí se parece más a un pedo atravesado que me presiona el pecho y me produce una quemazón que siento subir desde el estómago a la tráquea, que me llena de una acidez que no puedo calmar ni con la tan publicitada pastillita de mierda.

Y… me lleno de preguntas, con esta mezcla de conciencia y dolor, de pensamiento y sentimiento, que me impiden cortar ese milimétrico hilo que existe entre el mundo y el infierno, aunque después de todo, es un simple y conceptual paso. Necesito de una vez por todas, dejarme de joder y apagar mis sienes, porque el tiempo nos hace olvidar y yo no quiero olvidarla.

 

 

Autor: Guillermo Borgobello

 

Blog: http://ydelinfiernotambien.blogspot.com.ar

 

 

Imagen de Diego Colubri 

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

logo1.jpg