top of page

La elasticidad de la soberbia

a Ingrid Córdoba


No haber vencido

El mar.

El mar es el sueño del corazón.

Y yo imaginé que él te llevaba Penélope.

Me volviste un Ulises.

¡No he vuelto a tener las mismas enseñanzas

desencriptando el striptease del universo!

Como tus ocurrencias...

Parte inalienable de mi estilo:

Cómo caminabas...

¡E ibas dejando muertos por todas partes!

Cómo Bogotá se perpetuaba en tu piel

en tus labios adheridos al inextricable,

imposible e inmortal aroma del café de Colombia

que iba abriendo paso a tu amor sin fortuna alguna…

¡Porque ni el error de nuestra suerte

de no merecer a este país

era algo grande para ti!

Tú eres fiel a la sinceridad.

Por eso me quisiste

y me volviste a querer

después de trece años de no verme

como si fueran una sola noche...

¡Las noches que nadie comprende

en esta soledad de haberte amado

como un galeón que se sigue olvidando

a pesar de que ya no sabe que existe el mar!

Y es el barco que todavía surca tu piel

sin poder haber frenado la elasticidad de la soberbia

otra vez...

Y que mi corazón ya no fuera mi sueño

mientras escuché el clamor microscópico de tu risa

No.

El mar.

Volver al mar...

Ya que no pude soportar el exilio

de no poder ver tus ojos sin dos continentes entre nosotros.

¡Eras la misma Penélope

de las calles suaves

con la misma sensualidad inhóspita

que masacraba mis ojos en tu sexo!

¡Y eres más que lo que yo pueda crear si no vuelvo a ser!

Penélope...

¡El mar siempre regresa dónde tú estás!

¡Soy el Ulises que devora páginas enteras

para saber que amar no es ser un héroe!

¡Es entregar el legado oculto de la destrucción soterrada de tu corazón!

¡Porque tú fuiste la única manera de liberarlo!

¡Y cuando te vio siguió siendo un prisionero!

¡Porque amar en el mar

sin el destino de las estrellas es hundirse sin la luz dispersa

de despertar de la pesadilla de no haber vencido tu misma Odisea!


 

Autor: Andrés Felipe Sanabria


Soy un poeta y escritor colombiano. Nací en Bogotá el 31 de julio de 1.981. Empecé a leer y escribir poesía a los 18 años, pero lo hice en serio hasta que un escritor paisa leyó esa poesía inocente, y me dijo que eso no era nada, entonces durante nueve años me depuré, y pulí, hasta que él me dijo que lo que escribía podía volverlo versos. He publicado poesía, cuentos y prosas poéticas en El Espectador, y El Espectador.com, Revista Cronopio, Revista Hoja Negra, y Revista Monolito de México. Me gusta la poesía de Baudelaire, Pessoa, Szymborska, Nicarnor Parra, Jose Emilio Pacheco, y Jaime Sabines.




Imagen de Leonardo Lamberta

Se puede ver parte de su obra en su Instagram @leolamberta y Acá

bottom of page