• Pablo Soldevilla

INGRESO NO VOLUNTARIO EN PSIQUIATRÍA


Fue la noche más larga de mi vida

cuando me encadenaron al infierno

con cinco correas que evitaban mi huida

y me condenaban a un suplicio inhumano.


Entre ocho me ganaron la partida

en una batalla injusta, yo solo era uno.

Al amarrarme desataron mi fuego interno

y los demonios me visitaron enseguida.


—¡Soltarme cabrones! No siento la mano

¡Qué me soltéis perros! Yo no he hecho nada

¡Soltarme de una vez! Esto es una guarrada

¡Qué me soltéis coño! Cada segundo es eterno. —


Mi pose retorcida, poseída por la mayor congoja.

Me ardían las orejas. Me sentía en una caja

de madera lúgubre. Un ataúd que encerraba la decrepitud

de mi psique. Enterrado en vida. Sentía la esclavitud

de los clavos de una cruz romana. Una bruja de Salem

que desgarraba su garganta cantando su propio réquiem:


Las cadenas de nailon de la cama, abrasan mi carne cadente.

Sigo vivo y soy inocente, pero quieren en vida sepultarme.

Mi pecado. Mi pecado es que a sus ojos soy diferente.

¡No lloréis por mí! por si acaso sois el siguiente.”

— El nailon son cadenas de fuego,

queman, hierben mi piel

¡Hielo! quiero hielo

¡Cerdos hijos de puta vestidos con batas blancas

os derribaría, malnacidos, a base de patadas

si no fuera porque tengo las piernas fijadas

a esta cama asquerosa!

¡Quiero moverme! ¡Quiero salir corriendo!

¡No puedo! ¡No puedo, joder!

Mi corazón va a mil por hora

y las correas desgarran mi carne,

las muy cabronas se mueren de hambre.

Me atraviesan por el cuerpo calambres

¡Tengo que pelear! ¡Tengo que liberarme!

¡Putos cerdos, soltarme!

¡Toma! Chúpate esa

¡Cerda aparta esa jeringuilla de mí!

¡No por favor! No aprietes más las correas

...Puta rencorosa... —


 

Autor: Pablo Soldevilla


Tengo 36 años y soy de Valencia, España. Ahora mismo estoy en el paro por que he dejado mi trabajo, acabé muy quemado de aguantar turistas ya que trabajaba como recepcionista de hotel. Durante dos años trabajé como friega platos en Londres y vivía casi como un vagabundo. En mi vida abusé mucho de las drogas y por eso sufrí un brote psicótico, ahora no consumo nada y escribir (entre otras cosas, más terapia) me ayuda a mantenerme cuerdo. También me entretengo haciendo videos raros de cocina

Mi instagram: @pablosoldenegra

Imagen de Francis Bacon