top of page

La erección es un capullo carnívoro que eclosiona.

Me acerco, lento.

Mi lengua estudia sabores, texturas.

El glande gotea, generoso.

Siento cómo un árbol crece cerca de mi voz y aspiro para agrandarlo.

Mi barba se convierte en el musgo de su tronco.


Soy bebé y vampiro.


Mi boca (flor parásita) se alimenta del pico de un colibrí.

Un olor a madera y hojarasca,

a mar,

a sustancia viva y a deseo se confunde con mi aliento.

Famélico, quiero llenarme de tu esencia.

El fruto gemelo que guarda tu semilla se comprime.

Explota en una lluvia blanquecina que llena de nubarrones mi paladar

(mi boca: un cielo tormentoso colmado por cúmulos- nimbos).

Un suspiro se deshace en la brisa, cada músculo se afloja.

La serpiente del Edén al fin duerme.

Puedo ser expulsado del paraíso, si dios quiere.

No me importa:

sé (a) qué sabes.


 

Autor Roberto Garcés Marrero (San Juan de los Remedios, Cuba, 1984).


Antropólogo, filósofo.

Participa en los proyectos Letras y Poesía y Microlectivo. Escritos suyos han aparecido en revistas literarias como Primera Página, Nagari Magazine, El Narratorio, El coloquio de los perros, Herederos del Kaos, Freibrújula, Letralia, Nefelismos, Letraheridos, Extrañas Noches, Micros, Penumbria y en blogs como El Claroscuro. Actualmente reside en la Ciudad de México.




Imagen del enorme Luis Caballero Holguín

コメント


bottom of page