• Febronio Zatarain

Homenaje a Leonardo Favio




Cómo no recordarla

en cada primavera


Me mandaste un email

ya no me llamabas cariño

me decías hola a secas

y que era necesario platicar


No creo en las pláticas

uno se desaparece y ya


Eso me lo guardé

y quedamos de vernos el sábado

Media hora antes

me mandaste un texto

posponiendo para el domingo


Ahora estoy recalentando la cena

que te preparé ayer

a sabiendas de que todo es inútil


de que tu aroma y tu pelo

jamás los recobraré

por más que los recaliente

Y aquel pájaro herido

que entibiaste en tus manos


Entré y la divisé al fondo del vagón

la saludé y quise acercarme

pero su gesto me lo impidió


Me quedé parado en medio

mirando el pasar de edificios

y el sueño de comprarnos un condominio

ahora que están tan baratos

Ese sueño llegó

cuando el amor era tierno

cuando las noches

las mañanas

las tardes

también eran tiernas


Los amores en verdad

no maduran

ni envejecen

para que dejen huella

tienen que morir púberes


Te deslumbré en mayo

y te decepcionaste en octubre


Lo bueno es que tendré

canciones de sobra

para emborracharme

Ya no creo en nada ni en la flor

para mí la luna es un lugar



Soy lo que siento

y soy tristeza

refulge en mis uñas

como luciérnagas


El único consuelo de mi tristeza

es ella misma

camina por el apartamento

garba

dolorosa

sin lágrimas


A medianoche

la saco a satisfacer su necesidad

de ver avenidas

por las que no avanzan coches

sino vientos


Ahora nos encaminamos

a una banca frente al Michigan

la invito a que se siente

pero ella salta

y se vuelve toda el agua


Volteo a ver la luna

y no la veo

porque no es un lugar

nada es un lugar

nada existe

mi tristeza está en todas partes


 

Autor: Febronio Zatarain (México,1958).


En 1989 emigró a Chicago, IL, donde se dedicó a la promoción cultural y a la creación de revistas literarias. Sus más recientes libros, En Guadalajara fue (novela), Veinte canciones en desamor y un poema sosegado, y Febrónimos fueron publicados bajo el sello de La Zonámbula (México). Ha colaborado en diversas publicaciones de las que destacan la revista Crítica (de la Universidad Autónoma de Puebla) y el suplemento cultural La Jornada Semanal. En 2015 ganó el Premio Latinoamericano de Poesía Transgresora organizado por la editorial Verso Destierro con el poemario El ojo de Bacon, publicado en 2017. En 2021 obtuvo el primer lugar en el I Certamen de Prosa Poética “Homenaje a Raquel Weinstock”, organizado en Argentina por el Semanario La Opinión y el Diario de la República.

Imagen tomada de acá