• Marcia Antonelli

El hongo (para degustación)

Libro de Marcia Antonelli

Dibujos: Joe Maia/Eliene FG/Lúcio Izel

Traducción y prefacio: Mauricio Collares



Prefacio

Una seta de letras


Sí, quiero la palabra última que también es la primera que ya

se confunde con la parte intangible de lo real.

Agua Viva, Clarice Lispector



El hongo de Marcia Antonelli es como la mónada de Leibniz: un mundo propio, cerrado, que solo tiene que dar cuenta a la escritura que lo sustenta. Este hongo es pura energía, pura vitalidad. Pero no deja de ser un signo ambiguo que, de manera barroca, se pliega y despliega, actuando con una infinidad de movimientos.


Cuáles son estos movimientos es difícil, quizás imposible, de predecir. Lo que sí podemos hacer es prestar atención a la solidaridad de la autora, que desyerba un poco el terreno en el que pronto vamos a entrar: “Me limito a narrar, solamente”. De esta advertencia podemos inferir que, a diferencia de la mayoría de obras en las que aparecen plantas con propiedades psicoactivas, en esta no vamos a encontrar procesos de iniciación, enseñanzas, grandes indicaciones ejemplares.


En otras palabras, en lugar de un chamán fabricado en bibliotecas (como dicen de los más famosos de ellos en antropología), lo que tenemos es simplemente una escritora que enseguida nos prepara todavía más el terreno: “el material básico de esta narrativa es la palabra”. Y aquí es donde el hongo de Marcia Antonelli es una experiencia extraordinaria. Una letra es una pequeña seta. Quizás por eso eligió la minúscula para escribir su texto. Cada hongo, cada palabra compone esta realidad y su parte intangible, que se van esparciendo por la página, por todo el espacio-tiempo.


La sustancia de esta inusitada comunidad discursiva tiene lugar en esta relación entre lo vegetal y lo humano, que opera la apertura hacia nuevas formas de percepción: “un hongo se desarrolla dentro de mi cabeza. pero sé que pronto se expandirá”. Podemos señalar dos ejemplos en los que se produce esta expansión. En la vida: el cuerpo se libera de la inscripción forzada de una identidad de género estática y el narrador, de forma fluida, queer, ora habla en femenino, ora en masculino. En la literatura: la escritura no está sometida a un género predefinido (cuento, novela, crónica…), desarmando la propia forma tradicional de narrativa. En este sentido, aparece también la necesidad intrínseca del texto de salirse de sí, intensificándose, a partir de la asociación con los maravillosos dibujos de Maia, Eliene F.G. y Lúcio Izel.


Podríamos llamar a este movimiento, para singularizarlo de alguna manera, un giro hacia el barroco vegetal. Es extraordinario, repetimos. En un momento en que, como nunca antes, todos los biomas de Brasil están siendo atacados, con el criminal ministro de Medio Ambiente actuando como el gran líder de todos los depredadores ambientales, esa escritura se materializa como una respuesta de la literatura, que se posiciona ante ese panorama. Y no deja de ser significativo que una escritora amazónica se haya sentido atravesada por este procesual psicodélico-inmanente.


Puede que parezca complejo. Pero solo parece, porque es una literatura que en ningún momento intenta escamotear lo real y sus nervaduras para forjar emociones adecuadas. Es una literatura en busca de un nuevo lenguaje detrás del pensamiento. Para los que se acercan a esta búsqueda, como diría Baruch de Spinoza –para sumar a otro filósofo del siglo XVII–, una de estas pequeñas setas, una palabra, una frase puede convertirse en una alegría chiquita que aumentará nuestra potencia literaria/artística de actuar… ¡Sabrá Dios si al final no podremos encontrar un bosque de hongos!


Mauricio Collares,

31 de enero de 2021



 

hongo

hoy, quince de enero. un hongo se desarrolla dentro de mi cabeza. pero sé que pronto se expandirá y tomará la dimensión de esta casa. no tengo ninguna duda de que vino para quedarse. lo siento crecer a medida que avanza el tiempo. el hongo se desarrolla de forma curiosa. pero no se preocupen. tomo notas de este hecho extraordinario. día y noche. sé que este viaje lo haré solo. e incluso con la presencia del hongo todavía me sentiré vacío. en este mundo hay una carencia de la nada. pero sé que no me equivoqué en mi elección al acoger el hongo en esta casa. crece en proporción a las horas y los días. la existencia del hongo es espontánea. diferente a la de una flor. por lo que acojo al hongo con amor. a partir de ahora la gente se sorprenderá de mi naturaleza más transparente y la de este hongo incatalogable. ya que somos una sola existencia. una sola unidad. el hongo y yo. pasa una simbiosis. en el ámbito del extrañamiento, no hay algo más asqueroso y absurdo además de este hongo que yo. todo es muy inevitable. fijo mis ojos en el hongo que crece. nada más a la altura de esta vida me asombra. ni el propio hongo que se asoma. así que dejo que se instale lentamente. el hongo se alimentará de mí y de la casa.




 

El libro El Hongo fue publicado por Ediciones Frenéticxs Danzantes durante 2021

y está disponible acá

https://edicionesfrenetico4.wixsite.com/freneticosdanzantes/product-page/el-hongo-de-marcia-antonelli



Autora: Marcia Antonelli


Nace Marcio Santana en 1969, en Manaos (Amazonas, norte de Brasil), pero en 2009 se asume Marcia Antonelli. Licenciada en Letras en la Universidad Federal de Amazonas, actualmente es solamente escritora. Su primera publicación es el libro de cuentos "Doze contos amazônicos", en 1999. En 2004 publica una novela (que considera una novela) titulada A FUGA, que narra la trayectoria de un pibe chorro involucrado en robos y que acaba en la Cárcel Pública de Manaos. En 2006 publica la novela corta de realismo fantástico "O homem com a abertura na testa", que cuenta la historia de un hombre que se despierta una mañana con una vagina en la frente, además que esta vagina habla. En 2014 publica "Marcas de mordidas na pele" (relatos eróticos) y, en 2018, el libro de ensayos literarios "Textículos de gatos". Su área de actuación es la prosa. Marcia Antonelli también es presentadora de un programa de entrevistas llamado “Literatura da gente” en YouTube, donde entrevista a escritores locales, dando voz y vez a escritores anónimos y también consagrados. Actualmente edita plaquettes de carácter alternativo que vende en bares, plazas, puertas de teatros y telos de Manaos




Traductor y autor del prefacio: Mauricio Collares


Manaos, 1975. Estudió Letras en la Universidad Federal de Amazonas. Desde 2012 vivió en Buenos Aires, donde publicó los relatos "Caléndula blanca" (ed. Ojo de Poeta, 2016), "El tambor de la memoria gira" (Ojo de Poeta, 2017) y la plaquete "¿Dónde andará Dulce? "(Frenéticos Danzantes, 2019). Tradujo al castellano "Poesía escogida" traducida de Mario Faustino (Jirafa, 2016), "El infierno de Wall Street y otros poemas" de Joaquim de Sousândrade (con Laura Posternak, Corregidor, 2018) y "El hongo" de Marcia Antonelli (Frenéticos Danzantes, 2021). Viene participando con cierta frecuencia con publicaciones propias y traducciones en diversos medios literarios. Fue uno de los contemplados con el premio Zezinho Corrêa 2021, de la Municipalidad de Manaos, por lo que actualmente prepara el libro "Entre águas barrosas".