• Revista Extrañas Noches

Amamos a Sbarra así que les dejamos un pedacito de Plástico Cruel


BOMBÓN

-poeta y puta-

DIARIO


A mí me encienden por las tetas. Si un hombre me acaricia bien las tetas podrá obtener de mí lo que quiera. Mis pezones son el PLAY para que empiece el placer. Aprieta mis tetas y dará comienzo el juego. Me enciendo por ahí. No soy una mujer hasta que un hombre no abre sus labios para cerrarlos sobre mis pezones. Aprieta mi PLAY y el placer del mundo estará en tus manos.



AXEL Y LINDA MORRIS


–¿Dónde conociste amigos tan extravagantes?

–En el baño de la Estación Central.

–¿En un baño público?

–Sí, es un sitio generalmente amplio y sucio, donde culmina el ciclo de la digestión.

–¿Pero qué hacen en el baño?

–Reuniones de poetas y algunos negocios. Es más cálido que la calle y no te obligan a consumir como en los bares.

–¿Y el olor?

–Nos agrada bastante.

–¿La Malco también pertenece al taller literario del baño público?

–No, La Malco atiende el kiosco de cigarrillos de la estación.

–¿Qué hacía Bombón en el baño el día que la conociste?

–Entró para sacarse la ropa de mujer y ponerse la ropa de hombre porque la estaban siguiendo.

–¿Quiénes la seguían?

–Dos policías que querían encamarse con ella sin pagarle.

La vi salir del water vestida de hombre o de algo semejante.

Llevaba un bolso con ropa y libros.

–¿Libros?

–Sí, unos objetos de papel con un montón de palabras inútiles que te hacen parecer inteligente.

–¿Qué hace con los libros? ¿Se los lee a los clientes?

–Le pregunté más o menos lo mismo y me contestó que no respondía preguntas idiotas. Yo le confesé que soy idiota.

–¿Y qué te dijo?

–Que ella era idiota y poeta. Yo también, le dije, soy idiota y poeta. Bombón agregó que era idiota, poeta y travesti. Yo tampoco, le dije.

–¿Y así empezó una culta amistad?

–Sí, me hizo pasar al water para demostrarme su calidad poética. Me bajó el cierre de la bragueta y metió mi pija en su boca.

–Comprendo, no pudiste impedirlo.

–Me dijo que ése era el alimento fundamental para su

poesía.

–¿Y qué hiciste?

–Bueno, siempre estuve en contra de la desnutrición. No la soltó hasta que me hizo acabar.


SEÑALES DE TRANSITO


Elegimos el ejemplar más exótico,

nos enamoramos de su libertad

y empezamos a construirle una jaula.



 

Esto fue un pedacito del libro Plástico Cruel de José Sbarra.

Si se quedaron con ganas, se consigue en PDF con sólo googlearlo. Y en papel en muchas librerías, ferias, etc.


Imagen de Leonardo Lamberta

Se puede ver su obra en @sol_planetario_amarillo