Carta a mi ama

15/12/2019

Mi magnífica, misteriosa dama, has tomado posesión de mi imaginación y has activado mis sueños más secretos. 
Siempre me han atraído las realidades misteriosas, la magia de países lejanos, el encanto de una amante maravillosa, conocida solamente en sueño. Ahora, necesito la presencia de una mujer altiva que entre en mi vida, para controlarme y tratarme como objeto de sus deseos. Pareces tan altiva y distante, misteriosa e inalcanzable que quizás sea capaz de revelarme un poco más.
Mis experiencias eróticas se limitan a relaciones más tradicionales, pero siempre entendía el sexo con cierta cantidad de violencia y vejación recíproca. Me atrae la llamada de la tiranía de una mujer cruel, capaz de dominarme. 
Recuerdo cuando, en la pubertad, soñaba con estar atado, desnudo, al vientre de un caballo de tiro. Los veía pasar por debajo de mi ventana, con su paso lento y los movimientos majestuosos de las nalgas, los veía hacer sus necesidades con potentes chorros y me imaginaba un contacto físico imposible. Hoy admito que la idea me da un poco de miedo, pero a los doce años me parecía muy emocionante.
Cuántas veces quise bajar la cabeza bajo el talón de una dominadora, con un carácter fuerte y decidido que me sometiera... pero si usted me pregunta: “¿Es usted un esclavo?” Solo puedo responder que lo deseo fuertemente. Aún debo encontrarme con la maestra que me aplastará bajo su personalidad, exigirá absoluta obediencia y me esclavizará a sus deseos, sin ninguna piedad. Mis pensamientos miran con impaciencia a los pies de mi señora que juegan implacables con mi sexo, con todo mi cuerpo, después de que me ata, haciéndome impotente a cualquier iniciativa propia. Adoraré cada parte de tu cuerpo, hundiré mi rostro en tu regazo, firmemente atrapado entre tus muslos, mientras me excitas y atormentas. 
Imagino mi diosa vestida de cuero negro, vestida de la manera más atractiva, las piernas vendadas de medias de red, las manos envueltas en guantes bordados, besada por el sol y el viento, bella y altiva. Más que la apariencia física, que el pelo negro, de fuego o de oro, los ojos imperiosos, la explosión del pecho grande o delgado, las caderas vigorosas, dispuestas a montarme y aplastarme, su capacidad natural para controlarme será la condición indispensable para convertirme en su esclavo. Toda imposición, todo abuso será completamente natural y mi sumisión total y definitiva será una consecuencia obvia. Me gustaría aprender a servir a mi señora como participante y víctima cómplice. Me gustaría saber decirlo de manera espontánea, sin moderación ni modestia: díganme y obedeceré, estaré listo para todos sus deseos. 
Me desnudaré a la sola seña de tus ojos y me encadenarás. Será el principio de una iniciación gradual, pero grave, que te ruego enseñarme, hasta mi aniquilación total, hasta la exaltación de tu triunfo final sobre mi cuerpo y mi voluntad. ¿Serás la gloriosa e inefable jinete que me dará cada alegría y cada tormento, con los artes más sutiles y crueles, de las cuales una verdadera dominatriz es maestra? Veneraré a tu majestad, voy a rogarte para abrazar a tus tobillos y rodillas, deseoso de admirar, acariciar, servir, incluso cuando estarás en el cuarto de baño o mientras harás el amor con tus amantes. Déjame besar los lugares en los que has estado y las cosas que has tocado. Seré el esclavo que te ayuda a ponerte y quitarte las botas, me usarás como una alfombra por la mañana, como alfombra para pisar en la salida del baño. Te haré masajes y extenderé tus cremas sobre ti. Tus calcetines largos serán, para mí, bufanda y tanga, tus calzoncillos, chistes para mis gemidos de dolor o placer. Voy a sostener la parte de atrás como un taburete para tu descanso, te calentaré con mi aliento y con mi cuerpo en el frío del invierno y sacudiré abanicos de plumas en el verano más caluroso. Enséñame toda manera de servir, dómame como un potro rebelde, ensíllame y caválcame, azótame, úncime, arrástrame con una correa, castiga mis caprichos, suprime cualquier indicio de insubordinación, oblígame a inclinar la cabeza, písame, aplástame el cuello, el pecho, la ingle palpitante bajo tu talón avasallador de vencedora, disfruta de mi humillación, haz de mi tu animal de carga o tu mascota, átame a los registros de la prisión, a tu servicio como y cuando mejor querrás, siempre desnudo en tu presencia, completamente indefenso, sujeto a tus deseos, incluso a los más ocultos y perversos.
Sueño a postrarme en el suelo, con la cabeza hollada por tu pie, para adorar tu cuerpo divino que florece desde las botas, orgulloso como una flor tropical turgente, y se eleva sobre mí, como sobre la alfombra de carne extendida a tu servicio, hacerme atar a un árbol de tu jardín, ofreciendo mi desnudez a los golpes de tu látigo y otras herramientas de castigo, ajustados con maestría, capaces de sacarme lágrimas y gritos de dolor sin que se rompa la piel. Siento en mi piel los golpes del látigo y las espuelas, cadenas, botas de cuero y correa, ligas y los guantes bordados, sufro los tormentos por tus manos crueles, cuando quieren, mi pelo arrancado, tus uñas y dientes se hunden en mi carne, me enamoro de tus pies divinos con las largas uñas pintadas, jugando con mi boca, con mi ingle. Me revuelvo sin tener la cuenta, mientras me solicitas repetidos tributos de homenaje, besos, erecciones y signos de sumisión. Me meto debajo de ti, beso los dedos de tus pies uno por uno, los talones, tobillos y plantas, los adoro. Imploro que pasen en cada parte de mi cuerpo, los inundo de esperma caliente para luego lamerlos con cura, hasta la última gota. Concédeme, te ruego, de desnudar partes de tu cuerpo para besar, explorar, adorar con mis caricias, mis labios y mi lengua cada parte de su cuerpo, cada pliegue, dibujar su propio placer, cubre mi cuidado dedicación a su piel de la punta del dedo gordo del pie y el talón, a lo largo de las piernas, las rodillas, los muslos bien formados, los maravillosos pliegues del hueso púbico, las caderas y las nalgas, desplazarse hasta el pliegue que pasa entre sus curvas y volver a la espalda, el pecho, las axilas. Permíteme seguir hasta el cuello, las orejas y la punta del pelo, insistiendo de nuevo para limpiarte y lamer el sudor. Métete a horcajadas sobre mi cara y mi lengua explorará tus partes más íntimas. Guíame en busca de los caminos de tu placer, utilízame como una herramienta para sacar el mejor provecho de tu cuerpo conocido como un esclavo sin voluntad, dirigido firmemente entre tus muslos.
En tu palacio, seré sólo una pieza de un gran mosaico de carne, materia a ser moldeada, sujeta a los golpes de tu látigo. Haces ungir los cuerpos con mezclas de aceites y especias emocionantes (sándalo, clavo, pimienta y canela), pisas músculos grandes y brotes tiernos con tacones de aguja, te deleitas en torturar pezones, en violar toda cavidad, eliges los esclavos a tu servicio, tus amantes del día, los que se harán cargo del jardín y los animales o que llevarás en tu presencia, para satisfacer tus instintos más crueles. Como en una corte medieval, no faltan animales nobles, a los que los esclavos deben servir y someterse. Galgos ágiles y lascivos, listos para entrometerse y participar, pitones reales que se envuelven alrededor de los cuerpos y entran en todo orificio abierto. Como todos los otros esclavos, intentaré ser elegido por usted, en el papel que su capricho le sugerirá, incluso por un día o una hora. Me atormenta el pensamiento de mi soberana que me desnuda delante de su corte para ponerme el collar y la correa, arneses de cuero atados a sus cadenas, y me obliga de doblar la espalda, mientras estoy gimiendo y suplicando piedad, azotándome con su látigo, obligándome de pasar por debajo de ella como un gusano, de arrojarme a sus pies para besarlos, lamerlos y sufrir el peso dulce en mis miembros, me rocía con su cálida lluvia y me hace beber las secreciones de su cuerpo, bailando sobre mí, me pisotea, hundiendo en mí los tacones de sus botas, me toma sin algún respecto de mi vergüenza, permitiéndome mirarla y tocarla sólo cuando he cumplido los más humilde deberes, cuando su majestad desea mandar.
Me chupas, me golpeas, me aprietas las partes más tiernas y sensibles, me excitas y mantienes durante horas en una tensión espasmódica e insatisfecha, sin darme alivio, me vacías de toda mi energía, hacer que me agote y sea pasivo a tus antojos . Tus labios, tu lengua y tus dientes requieren cada vez más tributos de amor y dedicación, mientras me agarras y clavas salvajemente las uñas en mis muslos. 
Me atas de cuatro patas, a caballo, calándome con la rodilla en mi espalda, me azotas y me sacas la respiración, con un pie pisas mi miembro congestionado y me sodomizas con la punta del otro. Tus pies juegan con mi cara y mis labios, tus piernas nerviosas y ágiles se aferran a mi cuello, tecleas cada rincón de mi piel. Mi cuerpo no tiene secretos para tí, violas toda mi modestia, me obligas de abrirme, me hurgas, penetras con los dedos curiosos, los talones, con tus herramientas. Conviértome en un objeto impotente, presa de tu furia. Me asusta y estimula mi morbilidad, sentirte por encima y dentro de mí, mi dueña absoluta y triunfante, en mi posición de total pasividad, receptividad y dependencia, de impotencia a cualquier reacción. 
Me gustaría sentirte en mí cuando quieras poseerme con un consolador. Dame este honor, mi reina, cúbreme y lléname, será la expresión completa de mi esclavitud, el verdadero rito de mi iniciación, pero te ruego que no me laceres, sino lubrica y abre sabiamente para provocar mi participación. Estimula mi sensibilidad, déjame jadear, gritar y llorar de placer, mezclado con dolor y vergüenza, como un niño. Me engrasas y hábilmente me manipulas, para hacerme agradecer tu presencia, me presiono y me contraigo, déjame chupar los dedos de un pie o el instrumento que quieres usar. Permanezco desnudo y temblando, abierto por el hábil trabajo de tus manos, mientras te fijas el instrumento que se balancea sobre mi espalda. Agarras mis caderas con la agilidad de un tigre. La punta de tu miembro toca mis nalgas, busca su camino, empuja para debilitar mi renuencia inicial, centímetro tras centímetro, sale y vuelve a entrar, antes de hundirse de manera decisiva como una espada en mis entrañas y vencer de manera abrumadora. Mi cuerpo trata de resistir, por supuesto, pero sabes hacerme rendir. 
Con los pies atormentas al miembro excitado que busca en vano un estallido. Me guías con tus caderas, me subes, me haces jadear sin darme respiro, a un ritmo acelerado. No me das tiempo para respirar. Después de la primera sensación de dolor y estupor impotente, la fiebre crece en mí y me abandono al deseo de ser poseído. Lloro y gimo, supino bajo tu peso, sometido a tus antojos como una gata en celo, con las piernas separadas del agarre de tus rodillas, atrapado en mis movimientos, sin posibilidad de rebelarme, sin poder verte. 
Mis esfuerzos deben continuar con la tarea de servir a tu placer hasta el orgasmo con todas mis fuerzas, con cada fibra de mi cuerpo que es tuyo y sólo existe para satisfacer tu sexo ardiente, tu piel brillante, tu sensibilidad táctil, ahora lista para explotar. Te beso, te lamo, te chupo con avidez. 
Voy a hacer todo lo que tu imaginación pretenderá de un esclavo, existiré sólo para tu plena satisfacción, sufriré por tus ausencias. Pero si esto no sucede nada de esto, por favor, acepta y guarda esta carta como una señal de homenaje devoto de un humilde servidor que sueña con satisfacer su espléndida dama, en una relación de completa esclavitud. 

 

Autor: Alberto Arecchi (1947)

 

Es un arquitecto italiano, mora en la ciudad de Pavía. Tiene larga experiencia de proyectos de cooperación para el desarrollo en varios paises africanos, como profesor y especialista en tecnologías apropiadas para la habitación. Es presidente de la Asociación Cultural Liutprand, de Pavía, que pública estudios sobre la historia y las tradiciones locales, sin descuidar las relaciones inter‑culturales (internet: https://www.liutprand.it). Es autor de numerosas publicaciones y libros sobre diferentes asuntos: sobre el patrimonio histórico y la historia de su ciudad, asuntos de arquitectura, tecnologías para el desarrollo, Países de África. Escribió una propia teoría original sobre la colocación de Atlántida (Milán, Italia, 2001). Escribe cuentos breves y poemas en diversos diferentes idiomas (italiano, español, portugués, francés).

 

 https://www.liutprand.it

 

 

Imagen tomada de 

https://www.enfemenino.com/sexualidad/dominatrix-s2487389.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

logo1.jpg