• Bruno Schinoni

Ese hombre


¿Qué le pasa a ese hombre? Tan solo, con su vino y la muerte. Lo miro, ¿y me reflejo? Lo miro porque me atraen sus manos, Su ropa de campesino disfrazado de ciudadano. A ese hombre el tango le hace meya, Lo raja y lo desnuda, Porque lo libera. ¿El arte lo saca de la caverna? Es una sombra caminando por la llanura, La luz mala, Quien no quiso salir pero despertó. Divaga sin rumbo, Aunque permanezca sentado. Obrero con cara cansada, Potencial asesino O poeta. En el Tarot el Mago, Su cabeza infinita le atormenta. Sin identidad se asusta ante los elementos. Sus manos están vendadas, Y no como las de Moliere, Aunque con el mismo potencial. ¿Resignado a beber? Representante del colectivo. El libro de Jung marcó su punto final Y él no llegó a entrar. Da vueltas en los alrededores Buscando ayuda, Ahogándose en la literatura, Viviendo de ella, Aferrándose a cualquier mundo. Ya no volverá junto al fuego de los dioses, Será un errante. Sombra con conciencia Añora cuerpo despierto. Amante del sexo, Terrenal, extremista. Necesita poner los pies en tierra, Aferrarse a los barrotes de la cárcel De piel, hueso y sangre.

Autor: Bruno Schinoni