Tres poemas para decirle a Sofía que me acuerdo de ella

MEDIO TÍTULO

 

Tantos ensayos a mano derecha

para que al final no dijeras

“oh yes daddy”

y en cambio pidieras más

con esa voz entrecortada que te cargas.

 

De un momento a otro

mis manos eran tus manos guiándome

hacia vientos sin punto cardinal

luego yo no era yo

tú no eras tú

y no había uno más uno

en este dos.

 

No se le podía llamar amor

más que a ratos

sin tiempo

nueve compases

y otra vez.

 

Xvideos no me entrenó para esto

ninguna de esas movies me dijo

que me iba a salir un nudo

en la garganta

por las ganas de quedarme a abrazar

más este impulso de vestirme y largarme

que tantas veces ganaría.

 

Nadie me dijo que serías tú

(y no ninfomanía en mp4)

la primera gran venida

tampoco me dijeron

que no vendrías con una piel firme

ni curvas al por mayor

que el nombre de la belleza se escribía con estrías

y arañazos en la espalda

que una cintura así

sería causa de un temor

tan magnético.

 

 

EL PEOR POEMA DEL DÍA

 

Te dediqué tres

y una canción

de punk

para que no pienses

que he cambiado mucho.

 

Sigo siendo el que grita en sueños

(ahora tu nombre)

el que te quiere en anarquía

sin lágrimas.

 

 

LLANTO Y APARTE

 

Hoy voy a gritar

o al menos lo intentaré

desde hace tiempo se me ha ido apagando la voz

y ayer me dio una infección en la garganta

pero vale la pena el intento

no sé para qué voy a gritar pero si sé que el volumen serás

y si ese grito sirve para salvar un pingüino atrapado en volcanes

no estaría mal

pero yo lo que quiero es que el mundo no se acabe

porque si lo hace no tendré un lugar donde abrazarte

y pensar que todo está bien.

 

Tengo tanto miedo a que eso pase

que voy a gritar hasta no sentir el pecho

luego, me lo sobaré y volveré a gritar

tengo miedo a que un día despiertes

y algún periódico haya dado la noticia

de que ya no hay esperanza.

 

Me aterra la posibilidad de que se apague la música

y no me quede nada por cantarte

que te aburras de mí como te estás aburriendo del planeta

y yo me quedé mirando de lejos como desapareces sin poder hacer nada.

 

Tengo de que caigas enferma porque un doctor ineficiente no supo decir qué tenías

de que no regreses a casa en la noche y que el causante quede impune

por ser amigo de un político o policía

de que el smog de la ciudad acabe con tus pulmones

de que caiga un meteorito en tu casa

de que regrese la peste negra

o la inquisición

o de que no pase nada y aun así valga verga.

 

Tengo mucho miedo y me enferma el puto mundo

pero no puedo odiarlo

tanto

tengo esa imperiosa necesidad de intentar mejorarlo

porque tú estás en él

y ya que no sé cómo hacerlo

me pongo a gritar de nuevo

mordiendo mi brazo

para que nadie me escuche.

 

 

Autor: Zauriel Alejandro Martínez Hernández (San Luis de la Paz, 17 de Diciembre de 2000)

 

 

Publica su primer libro, Crónicas de Sueño y Fantasía (2015) a los 14 años, al año siguiente participa en la antología de cuentos Entre Fantasmas brujas y Miedo (2016), Ganador del Tercer Lugar del 8vo Premio Nacional de Poesía María Luisa Moreno, En 2018 es seleccionado como Seminarista en el Fondo Para las Letras Guanajuatenses Efraín Huerta, ha publicado en algunos medios electrónicos.

 

Se puede descargar del mismo autor Galletas para suicidas en nuestra Biblioteca den PDF https://www.revistaextranasnoches.com/biblioteca

 

 

CONTACTO

https://www.facebook.com/zaurielmtzh

 

Imagen de portada

Escultura de Natalia Zinola

Facebook: Natalia Zinola Art

Instagram: nataliazinola

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266