Paseo amplio


Víbora de luces

calles negras

conducto a remolinos de amarillo

y pérdida de emociones.

Dicen:

que soy anarquista

porque no tengo gobierno en mis impulsos

mi única doctrina es la noche

nido perfumado

política balada

sensual destructora de la autoridad:

de los ejemplos

de las rutinas

de los horarios para soñar y copular los mares

de las matemáticas para contar los días en que he de morir

del calvario de cada año en semana santa y viernes erótico

desemboco

porque no tengo palacio, ni iglesia, ni dueño, ni panorama del futuro

sólo sé

me gusta la caña y el tabaco

mientras me meso en el mundo y sus cordones umbilicales.

Soy un café de crudos

una fruta tropical de amante

me gustan los hombres de caoba y cedro.

No me gustan los tiempos de morir,

subversiva del orden,

los jefes, de los pachecos,

de los horarios para comulgar sus cuerpos en los otros,

en un hotel de paso, del trabajo de atreverme a trabajar,

de los vasos de cerveza, de romperle los nervios al amor,

de no tener patria, ni casa, ni gobierno, ni estado civil,

ni estado de ánimo.

No creo en la confesión de las verdades.

Soy de toda esta vida y de nada que le pertenezca

soy presa voluntaria de mis presentimientos

soy pan de dulce

soy vista de una playa para descansar

de mis fatigas del desorden

soy campesina de una isla solitaria

que es la libertad.

Autora: Patricia Lezama Rosas

POEMA DEL LIBRO: “LOS CINCO DÍAS DE LA NIÑA Y LA AMPOLA”

Publicado por la Benemérita Universidad Autónoma De Puebla.

Tiraje consta de 5000 cinco mil ejemplares

Edición 2006