Haikus de prostituyentes

01/06/2016

 

 

Estos poemas fueron realizados recortando fragmentos de relatos de hombres contando sus experiencias con prostitutas. El lenguaje aquí utilizado tiene una gran carga de violencia, por lo tanto, se desaconseja su lectura a las personas extremadamente sensibles. A quienes los lean, espero que estos haikus les resulten tan repugnantes como a mí. Quienes estén interesados en conocer los relatos originales, los pueden encontrar en la página “Los Hombres Invisibles”: (https://www.facebook.com/loshombresinvisibles)  

 

NOTA EDITORIAL: Estos Haikus fueron publicados porque muestran de manera tremendamente horrorosa el pensamiento de muchos hombres. En este caso particular, se refieren a hombres que pagan por prostitución, pero sabemos que las fronteras del pensamiento misógino, racista, clasista y machista en general, excede los consumos sexuales arancelados. Lo publicamos como forma de protesta contra esta manera de pensar y para que, en su rudeza y falta de alma, quede explícito todo lo despreciable que es.

 

ESTOS TEXTOS TAMBIÉN SON DESACONSEJADOS PARA MENORES DE EDAD

 

 

            I

 

Chupa sin ganas

¿Qué te pasa? Le digo.

Ponele onda.

 

Y me responde.

No me gusta hacer esto.

¿Qué? ¿Te obligan?

 

No dijo nada.

No podía calentar

ni a un preso.

 

            II

 

La vi en bolas

y me cayó la ficha

de que tenía

 

un brazo quemado

y cicatrices raras,

como de púas.

 

Pete sin forro no,

el garche masomenos,

cola ni hablar.

 

            III

 

Muy apurada

muy fría, mala onda

cara de asco.

 

Después se quejan

que uno las trata mal.

¿Quién se cree que es?

 

            IV

 

Paraguaya fea

cero onda, que bronca

me calenté mal.

 

Saqué la pija

me arranqué el forro

y se lo tiré.

 

Me cambié nomás

y me fui a la mierda

hija de puta.

 

            V

 

Abro la puerta

voy a terminar preso

es una nena.

 

Pendeja standard

quince años, en fin

el morbo pudo más.

 

            VI

 

Un buen pete sin,

le escupi la cara,

todo otra vez.

 

Te quiero culiar,

boca abajo, forro,

culito con gel.

 

Le bajé el short

y le abrí el culo

con mi gran pija.

 

Entré al toque.

Yo le daba con fuerza

ella gritaba

 

y me pedía

que fuera más despacio.

Le dí con todo.

 

Acabé en su

culito paradito.

Ella gritando.

 

            VII

 

Dame tu colita

se puso en cuatro

y se puso gel.

 

Diez bombeadas

estaba recaliente

diez y acabé.

 

Acabar entre

gritos de dolor anal

placer sublime.

 

Hacía rato que

no me pasaba esto

por eso lo cuento.

 

Yo suave nunca

solo quiero acabar

soy una bestia.

 

            VIII

 

Intenta subir

super blando, sin ganas

de hacer fuerza.

 

Ponele onda

y haceme un pete

como la gente.

 

Nuevo intento

ya terminé, me dice

y la escupí.

 

Le pedí que me

devolviera la guita

me vestí y me fui.

 

            IX

 

En la garganta

lo tenía cuando le

tapé la nariz.

 

Le empecé a

coger fuerte la boca

y lagrimeaba.

 

Ah, me decía

no podía respirar.

Jaja fue genial.

 

            X

 

Un rato largo

la cogí por la boca

casi vomitó.

 

Un buen face fucked

fue bastante picante

muchas arcadas.

 

Y ni hablar de

lágrimas en los ojos.

Así tipo brutal.

 

            XI

 

Medio embolado

la pongo en cuatro

y le entro a pegar.

 

No se molestaba

yo se la metía toda

no daba para más.

 

La di vuelta

de rodillas a hombros

otra bombeada.

 

Saqué el forro

y tiré la leche

sin preguntar.

 

            XII

 

Sigue el pete

le acabo la boca

ella escupe.

 

Dame propina.

Andate a la mierda.

Era un chiste.

 

            XIII

 

La hija de puta

mordía todo el tiempo.

Chota sangrienta.

 

La agarré

de los pelos, vení,

mejor cojamos

 

Cerraba las gambas,

impedía que la pija

entrara toda.

 

Le digo mirá

sesenta y nueve

hasta que acabe.

 

Pero ¿me dejás

que te diga de todo?

Dale, respondió.

 

Se puso en cuatro

y le contemplé todo

el culo en punta.

 

Negra de mierda

reventada mal parida

puta barata.

 

Falopera

villera comemierda.

Hasta que acabé.

 

La verdad que es

muy recomendable

como terapia.

 

            XIV

 

Parece un robot

la mina habla poco,

concha hinchada.

 

Empieza ella

pete ojos de gata

pido chupar concha.

 

Baranda sucia

concha sucia le pedi

empezar garche.

 

Gritos de dolor

no gemidos de goze

gritos de dolor

 

pero el amigo

seguía duro.

 

            XV

 

Bueno le digo

¿Puedo pasar al baño?

Pagas primero.

 

Saqué la plata

le di los cien y me dice

cientocincuenta.

 

La medí para

partirle la cabeza.

Te entendí cien.

 

La medía más

para cagarla a palos.

No estaba sola.

 

            XVI

 

Estuve con Mía,

cuando me la cogía

le dolía.

 

Me comentó que

estuvo con un chabón

y con un termo.

 

Se le fisuró

el útero y terminó

en el hospital.

 

            XVII

 

Se desviste y

la verdad que no era

lo que pensaba.

 

Flan rabanito

blandito, sin actitud,

niña sin onda.

 

Pese a todo

el amigo Pinocho

está erguido.

 

Lo saborea

y nada, se me bajó.

No le importó.

 

Fue a la ducha

simulaba arcadas.

Puta de mierda.

 

            XVIII

 

Pete con forro.

Cero onda, así no,

así tampoco.

 

No me aprietes

las tetas que me duele,

ay, no me gusta.

 

Bueno, al final

se la puse en cuatro

y a la mierda.

 

Empezó con sus

problemas personales.

¿Qué me importa?

 

O laburás bien

o anda a vender medias

en Plaza Once.

 

            XIX

 

Físicamente

bastante agradable

pero sin onda.

 

Todo rápido

no puedo disfrutarlo

quiere terminar.

 

Me da un pete,

mientras tanto reviso

el teléfono.

 

Es muy mandona.

Imposible disfrutar.

Una decepción.

 

            XX

 

Hace pete sin

pero es malísimo,

apenas traga.

 

No la chupa más

que unos centímetros.

Garganta nada.

 

Panza con rollos,

ni parada se le van.

Culo sin forma.

 

La puta madre,

no es como la foto.

¡Me estafaron!

 

            XXI

 

Media viejita.

No es recomendable.

Culo caído.

 

Imagínense

el quilombo que armé.

No da para más.

 

            XXII

 

Con la excusa

de que empezó ayer,

una boluda.

 

Le faltan dientes

y en la almeja tiene

un aroma que...

 

            XXIII

 

No te da besos,

no sabe ni tocarte

y te critica.

 

Una pérdida

de tiempo y dinero.

Aficionada.

 

Encima dice

que tiene que atender

a su familia.

 

Y te apura.

¿Pero cómo te podés

calentar así?

 

            XXIV

 

Ella labura

desde los dieciocho

chupando pijas.

 

Ahora tendrá

unos veintisiete

y lo hace mal.

 

Te dan ganas de

decir, flaca dedicate

a otra cosa.

 

Encima dijo

tengo otra reserva.

Me la bajó mal.

 

¿Y qué carajo

me importa eso a mí?

Puta de cuarta.

 

            XXV

 

Cara de culo.

Cínica y nerviosa.

Muy agresiva.

 

Yo le pregunté

caballerosamente

si se sentía bien.

 

No dijo nada.

Noté que me quería

hacer enojar.

 

Se levantó y

enfiló a la puerta

como yéndose.

 

Pará, le dije,

devolveme la guita.

Me dijo que no.

 

Sin ganas se sacó

la ropa y la cogí

cinco minutos.

 

            XXVI

 

Me quise morir,

nada que ver a la foto.

Sin culo, sin tetas.

 

Olor a pucho,

infinita desgracia,

selva peluda.

 

Muerto del asco

le digo ¡chupámela!

chupa sin ganas.

 

¡Que paraguaya

de mierda! Mi libido

quedó por los pies.

 

De pura bronca

la di vuelta y le rompí

el ojete.

 

Terminé ahí

seguro de que quedó

cuadripléjica.

 

 

 

 

 

 

Autor: Nicolás Heller

 

Nací en 1989, en Buenos Aires. Soy artista, principalmente escritor y músico. En el 2015 publiqué mi primer libro, una novela histórica llamada “Así Fuimos”, por la editorial “Croupier”. Puede leerse en esta dirección: http://asi-fuimos.blogspot.com.ar/

También creé una obra musical experimental y conceptual aplicando el método de recorte a músicas de distintos géneros, épocas y lugares. Los discos pueden escucharse en esta página: http://hipermusica.bandcamp.com/

Actualmente me encuentro desarrollando proyectos poéticos, teatrales y musicales y preparando la publicación de mi próximo libro.

 

Blog: http://revolucionesvenusianas.blogspot.com.ar/

 

Facebook: Nicolás Heller

 

 

Imagen de portada: Guayasamín

Imagen de abajo: Paula Rego

 

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266