Pantano

24/04/2016

 hay cierta levedad en el hombre rendido,
una levedad tan incierta como una foto borrosa
y por momentos pareciera que no queda más que resoplar en el desvelo
debemos resignarnos a la levedad del encanto
a la caravana del “debo”
probablemente tengas lagañas en los ojos mientras estés leyendo esto
seguramente hayas tomado suficiente café como para un mes
y ese whatsapp que acaba de llegarte no es de la persona que esperás.
yo quise arañar un pedazo de eternidad
y volví con un par de costillas rotas y puñado de anécdotas malas.
yo vago,
vago por las calles
el viento me hace arder,
me ceba el alma,
pero tá,
está todo podrido
yo no sé si buenos aires está muerta
o en realidad es el entierro donde nos están sepultando
de día solo se ven marchando a los muertos vivos
y de noche andamos los muertos jugando a que estamos vivos pero solo estamos ebrios y con el corazón roto
en este conglomerado de sanatás
que es la vida.
somos linyeras del amor,
y nos enseñaron mal a amar.
pero eso no es culpa mía
ni tuya
y ni toda la soberanía de tu aliento
puede enseñarme a olvidar lo que nunca pasó.
la cerveza pasa
el vino pasa
nos rendimos
nos acostumbramos a rendirnos
nos enamoramos de rendirnos
ya recorrí estas calles
ya recorrí estos versos
el dolor es el mismo
el enemigo somos nosotros mismos
por qué se ríen esos cacos tirados en un rincón?
porque no tienen nada que perder.
ni nada que ganar.

 

 

 

Autor: Alejandro Puch

Imnotlarry.tumblr.com

Facebook: Alejandro Puch

 

Imágenes:O. Guayasamín

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266