Abramos esta puerta Angélica

Estoy harto de oír tu voz del otro lado

No me basta con  saberte de memoria:

De pie con tu mano en la manilla

No me basta Angélica.

Aquí afuera el invierno...

La noche trae su velo de incertidumbre

Las pieles se erizan

Sucumbe todo en el resplandor

Por un instante

Quedamos

Difuminados

En el viento

La sonrisa que se estira

La otra sonrisa tuya qu...

10/08/2018

Calama – Chile- 18-11-17

(UNO)

Estaba pensando en esta sed de luna y en los objetos que caen,

¿sabes?

Nunca más vino nadie a pedirme un abrazo.

Aún no logro congelarme después de que vi...

1.

Pasó medio siglo

mi madre desmigaja pan en el

mate cocido

como si descuartizara mi cuerpo

la veo en un rincón de la cocina

sola y ajena al tiempo

la miro y en sus ojos retintos

una voz...

10/08/2018

Las madres esperan al hijo que no vuelve

y escriben salmos con tinta azul

en las paredes de sus casas

nosotros

apostados en la tapia

vomitándonos la vida

Jueves por la tarde y el sol peg...

El sol de las cuatro de la tarde ya se esconde por entre las nubes que van llegando, que son otras nubes nuevas. Porque a la mañana ya había estado lloviendo, y lloviznando, luego...

Trenzados en un juego de lenguas

Nos arrancamos la ropa

A esta altura

Nos vemos de cerca

Nos sentimos tostados

A esta altura

El amanecer entra por los vidrios

Dormimos agitados

Escuchando...

10/08/2018

¿Escuchan eso?

¿Lo escuchan?

Es un crujido monótono

que sale de la tierra

como el zumbido áspero de un motor,

un canto extraño que se filtra por algún lado.

Es el sonido de la Humanidad.

...

 trueno 
sobre agua:
encontrar
el núcleo desnudo
donde 
el cuerpo 
nos confirma 
la individualidad sangrante.
herida profunda
al percibirnos islas.
autónomxs, 
irremediablemen...

10/08/2018

Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello.

HENRY F. AMIEL

Al terminar, me levanto y busco cigarrillos en la chaqueta. Enciendo dos antes de volver...

10/08/2018

Llevó sus prendas a la tintorería Tokio, la cual estaba ubicada en la calle Marcelo T. de Alvear, casi llegando a la Av. 9 de Julio. Había una fila de aproximadamente tres personas...

10/08/2018

                                                Una noche sin madre,...

10/08/2018

Nuestro mayor pecado fue la incomprensión. El desconcierto ante todo aquello que los normales llaman naturaleza o peor aun ese estado de inercia llamado cotidianeidad.

Éramos los de...

10/08/2018

Pero yo

como  un dúo al que se le murió un integrante

Dibujando constelaciones en los azulejos del baño

constelaciones efímeras

como fuegos artificiales

Y luego el vapor

un sopor trémulo

...

            Aún no  amanecía cuando La Marilú llegaba a la calle San Diego y entraba a la última casa del cité donde arrendaba una pieza para vivir....

Please reload

Todos los textos de está página pertenecen a sus autores, así como la mayoría de las imágenes. 

Si algún visitante siente vulnerados sus derechos de autor puede escribirnos a revistaextranasnoches@gmail.com  

que de inmediato retiraremos el material.

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Revista Extrañas Noches –literatura visceral- 

ISSN: 2524-9266